Nació en Venecia en el año 1490. Admitido ya sacerdote al Cabildo de la basílica patriarcal de San Marcos, abrazó la vida apostólica recientemente iniciada por los Clérigo Regulares, emitiendo la profesión solemne el 29 de mayo de 1530, siendo Prepósito General San Cayetano de Thiene. Con él erigió la primera Casa de la Orden en Nápoles.

          Allí permaneció casi toda su vida entregado a la oración, al cuidado de las almas, a la sagrada predicación y a la formación de los candidatos a la Orden. Rehusó constantemente el episcopado napolitano que le ofreció Pablo IV. Bajo su dirección y consejo levantó, en Nápoles, el «Monte de Piedad» para ayudar a los pobres y a los necesitados.

          Cargado de méritos y virtudes falleció el 13 de diciembre de 1562 y fue sepultado en el cementerio de San Pablo el Mayor. Allí se conservan sus retos junto con las reliquias de San Cayetano. Clemente XIII reconoció y aprobó el culto como Bato que se le tributaba desde tiempo inmemorial, en el año 1762. Su fiesta se celebra el 12 de diciembre.