abril 1, 2020

Calendar

Abr
14
Mar
El tránsito en Roma, 1557, del Venerable Pablo Consiglieri, cofundador
Abr 14 todo el día
El tránsito en Roma, 1557, del Venerable Pablo Consiglieri, cofundador

Cuando Carafa fue aceptado por Cayetanom aportaba al proyecto a un compañero, también del Oratorio romano, amigo entrañable que, como dice Prato, «era tutto di Mons. arcivescovo». Su nombre era Ghislerio, que cambió por el de Pablo en la profesión. Pertenecía a la familia Ghisleri de la que saldrá más tarde el papa San Pío V, el dominico que declaró que su programa papal seguiría al pie de la letra el de Paulo IV. Siguió Ghisleri al papa teatino en su corte y murió bajo su pontificado siendo canónigo de San Pedro.

May
1
Vie
Tránsito en Coria (Cáceres), 1719, del Venerable Jerónimo Abarrategui y Figueroa
May 1 todo el día
May
8
Vie
Fiesta de Nuestra Señora de la Pureza. Patrona de la Orden
May 8 todo el día
Fiesta de Nuestra Señora de la Pureza. Patrona de la Orden

En Nápoles se venera el cuadro de una antiquísima imagen con el título «Virgen de la Pureza», que se conservaba en la casa de la familia de Bernardo Mendoza; regalada a los Clérigos Regulares (Teatinos), fue trasladada solemnemente a la iglesia de San Pablo el Mayor, el día 7 de septiembre de 1641. En poco tiempo alcanzó una gran veneración por parte de los fieles.
El Capítulo General de los Teatinos proclamó a la Bienaventurada Virgen María de la Pureza celestial Patrona de toda la Congregación en el año 1647. Por eso esta admirable imagen se venera públicamente en casi todas las iglesias de la Orden.
El Capítulo Vaticano coronó solemnemente la imagen que se venera en la Iglesia de San Andrés Apóstol del Valle, en Roma, el día 7 de diciembre del año 1678.

Jun
17
Mié
Memoria obligatoria del Beato Pablo Buralli d’Arezzo, teatino
Jun 17 todo el día
Ago
1
Sáb
San Alfonso María de Ligorio
Ago 1 todo el día
Ago
7
Vie
Solemnidad de San Cayetano de Thiene, fundador de la Orden de Clérigos Regulares (Teatinos)
Ago 7 todo el día
Solemnidad de San Cayetano de Thiene, fundador de la Orden de Clérigos Regulares (Teatinos)

Nació, según se cree, en el mes de octubre del año 1840, de la noble familia Thiene. Consiguió la licenciatura de ambos Derechos, en la ciudad de Padua y poco después recibía la tonsura y desempeñó el cargo de Protonotario Apostólico en la Curia Romana en tiempos del Papa Julio II.

          Asociado a la Compañía del Amor Divino, se consagró a la oración, a la lectura de la Sagrada Escritura y al servicio de los enfermos incurables. Proponiéndose reformar la disciplina del clero, intentó renovar, en su tiempo, la forma de vida de los apóstoles. Por lo que, emitida la profesión solemne, el 14 de septiembre de 1524, fundó la Orden de los Clérigos Regulares (vulgarmente llamados Teatinos), junto a Juan Pedro Carafa, obispo de Chieti. Dotado de una gran amabilidad e inocencia de costumbres, promovió el esplendor del culto divino y la frecuencia de los sacramentos; celebró los piadosos misterios de na Natividad y de la Pasión de Cristo y profesó especial devoción a la Bienaventurada Virgen María. Confiando sólo en la providencia de Dios empleó sus bienes y sus fuerzas en la ayuda a los pobres y miserables. Lleno de méritos y virtudes entregó su vida a Cristo, en Nápoles, el 7 de agosto de 1547.

          Con gran devoción se venera su cuerpo en la Basílica de San Pablo el Mayor de Nápoles. Urbano VIII lo beatificó en 1629. Clemente X lo inscribió en el registro de los santos el 12 de abril de 1671. Su festividad se celebra el 7 de agosto.

Ago
18
Mar
Aniversario del “dies natalis” del Padre Obispo Juan Pedro Carafa
Ago 18 todo el día
Aniversario del "dies natalis" del Padre Obispo Juan Pedro Carafa

Vivió en la corte de Alejandro VI. Julio II lo nombró protonotario en 1503, y en 1504 obispo de Chieti (Theates, ahí nacía nuestro nombre). Los papas le confiaron toda clase de misiones en las cortes de Europa. Su formación era completísima, su habilidad diplomática fabulosa, su prestigio incomparable. Estuvo implicado en todos los planes de reforma que emprendía la curia romana y conocía como nadie la urgencia de dar a la Iglesia de su tiempo un giro radical. Así que, cuando conoció el proyecto de San Cayetano, le faltó tiempo para ir a su encuentro, echarse a sus pies, y pedirle que le admitiera como compañero.

          La precisación de las líneas del proyecto y la gestión de él ante el pontífice son obra de Carafa. A él va dirigido el Breve fundacional, y él fue el primer Prepósito de nuestra Compañía. Fue Papa, Paulo IV, desde 1555 a 1559.

          «No queremos fundar una Orden nueva – escribía –. No queremos ser sino clérigos que vivan según los sagrados cánones, en común y del común, con los tres votos, ya que éste es el modo más conveniente de conservar la vida clerical».

Ago
22
Sáb
El tránsito en Sternia, 1812, del Venerable Vincenzo Maria Morelli
Ago 22 todo el día
El tránsito en Sternia, 1812, del Venerable Vincenzo Maria Morelli

Nació en Lecce el 25 de abril de 1741 dentro de una familia con sólidos principios cristianos. De familia numerosa, concretamente 12 hijos, escribían cartas donde hablaban de la rectitud moral que llevaba a cabo sus padres: Giuseppe Ludovico y Rosalia Perrone.

          El penúltimo de los hermanos de Vincenzo, Giuseppe, entró a formar parte de la Compañía de los Clérigos Regulares, pero sin llegar al sacerdocio, ya que fallece prematuramente a causa de un tumor cerebral.

          Desde joven, Vincenzo era un apasionado por el estudio de la Sagrada Escritura, hasta tal punto que hizo suyas algunos fragmentos de la Biblia, meditándolas con fervor espiritual. Posteriormente, sintió la llamada de Dios a su servicio, respondiéndole generosamente desde su juventud, entrando en la Orden de los Clérigos Regulares, con una actitud sabia y prudente aconsejada por su padre.

          Vincenzo comenzó el noviciado en la Casa de Santa Irene de Lecce, guiado por el P. Agostino Lubelli, un sacerdote destacado por su profunda doctrina y santidad de vida. Acabados los estudios, se dedicó con fuerza al servicio de Dios: en las observancias de la Regla, puntual en sus obligaciones en sus comienzos de su vida teatina. Acabado el noviciado el 27 de abril de 1757, es admitido a la profesión religiosa y después de pocos meses es enviado a la Casa de San Pablo el Mayor de Nápoles, donde estudió filosofía con Felipe López-Royo, C.R. Viendo lo superiores las capacidades de estudio, deciden mandarlo a Roma para estudiar la teología y en Verona estudió otras disciplinas como las matemáticas y la astronomía.

          A pesar de sus capacidades intelectuales, los superiores no vieron oportuno que recibiese el ministerio sacerdotal, porque no veían que la consagración suya fuese total. Llegado el día de la Santísima Trinidad, el día 16 de junio de 1764, fue ordenado presbítero.

          El 4 de marzo de 1792, Vincenzo fue consagrado obispo en la Iglesia de San Carlo al Corso de Roma, y el día 24 de mayo toma posesión de la diócesis de Otranto, encontrándose una situación pastoral preocupante, porque la feligresía estaba dispersa, viviendo una profunda ignorancia religiosa. Vincenzo se armó de coraje, confiando siempre en Dios, en encarrilar de nuevo a la feligresía, en la que llegó a elaborar un Compendio de la Doctrina Cristina que distribuía al pueblo para poner fin a la ignorancia religiosa.

          El 22 de agosto de 1812 Vincenzo fallece mientras rezaba: «En ti, Señor, he esperado, no quedaré confundido para siempre». Enseguida se cerraron sus ojos para siempre a la vida terrena para abrirse a la luz beatífica de Dios.

Sep
14
Lun
Solemnidad de la Exaltación de la Santa Cruz, titular de nuestra Congregación. Aniversario del nacimiento de los Clérigos Regulares (Teatinos)
Sep 14 todo el día
Solemnidad de la Exaltación de la Santa Cruz, titular de nuestra Congregación. Aniversario del nacimiento de los Clérigos Regulares (Teatinos)

No hay día tan solemne y significativo como el del Nacimiento de nuestra Compañía. La decisión de fundarla se tomó en la fiesta de la Invención de la Cruz, y su dichosa realización se hizo coincidir con el día de su gloriosa Exaltación. La cruz acunó en su regazo a nuestra compañía apenas nacida. Y era justo que naciera en tan gloriosa fecha una Compañía que profesaba una pobreza tan absoluta como la de Cristo en la Cruz, que predicaba la mortificación de la cruz, y que parecía volver a descubrir y a exaltar la cruz, a reinstaurar la austera forma de vida apostólica en una nueva familia clerical.
Por eso, esas dos celebraciones de la cruz fueron siempre objeto de especial veneración entre nosotros, que nunca hemos querido condecorarnos con otro blasón o insignia que la cruz. Este es el distintivo de nuestra religión; esta es la enseña de nuestras Casas y de nuestros templos, de nuestro ajuar sagrado y doméstico, de modo que a los Clérigos Regulares se nos puede llamar, con toda razón, Religiosos de la cruz, como dice Tertuliano que se llamaba a los antiguos cristianos.
De todo ello puede cada uno de nosotros colegir qué sacrificios de cuerpo y de alma y a qué adversas condiciones de vida debe estar dispuesto en una Orden que con l cruz lo ha recibido.
Las madres de Esparta solían parir y educar a sus hijos en los escudos, para mostrar que debían adiestrarse, no en el ocio y en los pasatiempos, sino en las dificultades y en los insomnios, en los calores y en los azares de la vida, pues con ellos es como se ganan las batallas.
Y dado que nuestra Orden tuvo por cuna la cruz, al renacer en ella nosotros por la profesión solemne no se nos depara ciertamente cuna más delicada, ni se nos enseña que vamos a sestear a la sombra. Estamos llamados a lo más arduo, a lo más enconado de la lucha, al ejercicio de aquellas virtudes heroicas de las que la cruz es emblema. Ella nos estimula al sacrificio y a la reforma de las costumbres y, al mismo tiempo, nos da ánimos para avanzar por el difícil sendero de las virtudes religiosas.
¿Quién podrá ver ante sí la cruz, en la que el Salvador, ultrajado con dicterios y llagado con incontables heridas, padeció el género de muerte más afrentoso, sin inflamarse y animarse con su ejemplo a la paciencia, a los oprobios, a la muerte misma?
Intolerable sería y bochornoso por demás buscar, como soldado delicado, las comodidades, los pasatiempos y los halagos del mundo, cuando se milita, con Cristo por jefe, bajo el flamante guion de esta austera milicia.
En resumen: el hecho de que nuestra Compañía fuera fundada en el mismo día en que se celebran las glorias y los triunfos de la Cruz, debe ser para nosotros un título de gloria y un vivo estímulo a la disciplina.

Nov
10
Mar
Fiesta de San Andrés Avelino
Nov 10 todo el día
Fiesta de San Andrés Avelino

Nació de padres virtuosos, en el año 1521, en Castro Nuovo (Castronuovo de San Andrés), aldea de la región de Lucania. Bien instruido en humanidades, estudió Derecho en Nápoles; ordenado sacerdote comenzó a defender causas en la administración eclesiástica, pero experimentando el peligro de esta profesión, se entregó por completo a Dios y al servicio del prójimo, de tal modo que no dudó en gastarse hasta la muerte a favor de la salvación de las almas a él confiadas. Por consejo del Beato Juan Marinoni abrazó la vida de los Clérigos Regulares, profesando el 25 de enero de 1558; añadiendo otras promesas, en verdad difíciles, con las que quiso obligarse: Oponerse continuamente a su voluntad y progresar cada vez más en el camino de la perfección evangélica.

          Enriquecido con el don de la oración, la discreción de espíritus, la profecía y los milagros. Ardiendo en el amor divino empleó mucho tiempo y esfuerzo en oír confesiones, en ayudar a enfermos y necesitados, en enseñar a los alumnos de su Orden y en fundar nuevas Casas.

          San Carlos Borromeo y el Beato Pablo Buralli d’Arezzo recurrieron a su actividad en empresas pastorales. Erudito sobre todo en disciplinas sagradas y humanas, dejó muchos escritos, que se editaron después de su muerte.

          Agobiado por los años y gastado por los trabajos, murió, a causa de una repentina apoplejía, cuando celebraba la eucaristía, en la iglesia de San Pablo el Mayor de Nápoles, el 10 de noviembre de 1608. En esa iglesia se venera su cuerpo. Urbano VIII lo declaró beato en 1624. Clemente X lo canonizó el 22 de mayo de 1712. Su fiesta es el 10 de noviembre.